Portada / Noticias / Mikel, D’Nash – Exalumno del CCA. Representó a España en Eurovisión 2007

Mikel, D’Nash – Exalumno del CCA. Representó a España en Eurovisión 2007

mikel¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Aprovechar para estar tranquilo, con mi gente. También intento ir al gimnasio, al cine, al teatro o dar un vueltita con mis amigos.

¿Cuál es tu mayor tesoro?

Mi familia, cada día que pasa soy más consciente de lo importante que son para mi.

¿Qué es lo que siempre te preguntan y no te gusta contestar?

Al principio era evidente la pregunta, pero estar 4 años con D’Nash y que aún nos pregunten si nos juntaron en Misión Eurovisión, ¡ya cansa un poquito!

Y ¿qué es lo que te gustaría que te preguntaran?

Muchas veces me gustaría que nos preguntaran más por nuestra música, nuestras sensaciones en vez de estar centrados en nuestra imagen.

Una manía

Mis dientes, ¡me los limpio continuamente!

Un sueño

Uff, muchos, me gustaría poder consolidarme (junto con mis compañeros) en España en el mundo de la música.

Un ídolo

Tengo muchos, a nivel profesional, creo que uno de los artistas de habla hispana más completo que hay es Luis Fonsi; canta, baila, interpreta, compone para él y muchos otros artistas y encima aún le cuesta hacerse un hueco en este mundo.

Una canción

One sweet day, Boyz2men, Mariah Carey

Además de tu familia y amigos, ¿qué es lo que más echas de menos en Tenerife? ¿Cuándo van a hacer un concierto aquí?

Uff, echo de menos muchas cosas, el olor del mar, el silencio, los rincones donde podía ser yo y estar tranquilo, la comida, la gente que dejé de ver hace mucho tiempo (por circunstancias de la vida)…, es mi hogar, lo extraño mucho. ¿Un concierto? No tengo ni idea sinceramente, ojalá que se haga pronto, si dependiera de mí…

¿Cuál es tu mejor recuerdo del colegio Casa Azul? ¿Y el peor?

Tengo muy buenos recuerdos de mi época en el colegio. Aprendí mucho, no solo a nivel académico, sino a ser educado, a respetar, a comportarme, a ser constante, a luchar por lo que uno quiere, hice muy buenos amigos (muchos aún sigo viéndolos de vez en cuando). Recuerdo con mucho cariño los recreos y la época del chiringuito (para el viaje de fin de curso). ¿El peor? Sobretodo cuando iba a ver los resultados del examen de historia. Aun así, en esos momentos también se aprenden muchas cosas, siempre digo que fue Don Francisco quien me enseñó a estudiar, a esforzarme al máximo, porque cuando uno quiere, realmente salen las cosas.

Alguna anécdota con un profesor…

¡Buff¡ Son tantas las experiencias vividas en el colegio… en clase de biología con la Señorita Belén (1° BUP), la única vez que intenté hacer trampas en un examen que, por supuesto jamás volví a intentarlo, me escribí dos palabras en la mano que me eran imposibles de memorizar, cuando acabé, le entregué el examen con esa mano y por supuesto, me pilló. Lo pasé tan mal que decidí no hacerlo nunca más.

¿Qué le dirías a los profesores del colegio Casa Azul?

Agradecerles ante todo la paciencia que han tenido y tienen con los alumnos y decirles que mucho de lo que soy hoy en día, se lo debo a ellos. Me acuerdo mucho de todos.

Un consejo para los alumnos. ¿Crees que los alumnos actuales son como los de tu época? ¿Qué diferencias observas?

Sobretodo, respetar a los compañeros y a los profesores. Es un momento único que recordarán para el resto de su vida, todo lo que hagan, cualquier paso, será la base de lo que serán el día de mañana, ¡aprovéchenlo!
Tengo muchos amigos profesores y ellos me cuentan que los alumnos sí han cambiado. Hoy en día tenemos más facilidades para despegar la nariz de los libros, más distracciones, la educación también ha cambiado, tenemos la creencia de que hay muchas otras opciones que van paralelo a los estudios y cuando te vas haciendo mayor, te das cuenta de la importancia que tiene estudiar; y la suerte que tenemos algunos de poder hacerlo.

Si no hubieras triunfado en el mundo de la música ¿hacia dónde te habrías dirigido profesionalmente?

Es muy difícil contestar a esa pregunta, puesto que, aunque tengo la carrera de Comunicación Audiovisual, siempre supe que quería dedicarme al arte. Si no es en la música disfruto mucho interpretando y bailando, a lo mejor me hubiera ido por estos terrenos. Fuera del mundo del arte, me gusta muchísimo la psicología (gracias Pilar).

¿Qué opinas del mundo discográfico?, ¿es como lo esperabas?

Pues sinceramente, no es como lo esperaba. Es un mundo muy difícil, cerrado, un negocio. A medida que pasan los años se ha dejado de creer en el artista como tal, centrándose en lo que se llama «un producto». Hoy en día vende más alguien por hablar sobre su vida privada que un artista preparado, con años de conservatorio y un verdadero don. Con eso no se compite, por desgracia. Aún así hemos tenido muchísima suerte, sobretodo por la gente que nos rodea. Y por supuesto también hemos currado muy duro, para estar donde estamos.

¿En qué aspecto te ha cambiado la fama?

En realidad la fama no te cambia, si no deseas que te cambie. Evidentemente tienes que dejar de hacer muchas cosas, como en muchos otros trabajos. Lo único que notas es que cada vez tienes menos tiempo de dedicarle a tus seres queridos, estás más atado a tu profesión y eso realmente no está pagado, al igual que perder tu intimidad. Lo del agobio de la gente, no poder salir a ningún lado es relativo, tenemos la suerte que toda la gente que nos para es para felicitarnos, y eso es un orgullo.

¿Resultan muy duras las giras?

Sí, son muy duras, alguien que no la haya vivido jamás se lo podría imaginar. Son muchas horas de carretera, muchos meses sin parar de currar, mucho tiempo sin una base fija, de hotel en hotel y sin ver a la gente que quieres. Pero a la misma vez, es el mejor regalo que podemos tener los cantantes, el estar en un escenario día a día con la gente que aprecia tu música.

No es lo mismo cantar en solitario que en grupo, ¿es difícil ponerse de acuerdo?

Sinceramente yo no podría sacar un disco en solitario, es mucha presión la que uno siente, mucha responsabilidad, un trabajo muy solitario que gracias a mis compañeros se hace todo más fácil. Ponerse de acuerdo no es complicado, simplemente hace falta ser democrático y realista. Somos muy buenos amigos y aunque hay tensiones de vez en cuando (que son lógicas), siempre sabemos resolverlas bien.

¿Cómo reparten el protagonismo en el grupo?

Nash es Basty, Javi, Ony y Mikel, no existiría el grupo si los miembros fueran otros. La fuerza está en nuestra unión, en nuestras armonías, en nuestras esencias entremezcladas sobre el escenario, en nuestra amistad. Desde el momento en que una de las patas de «la mesa» falla, «la mesa» nunca llegará a ser igual de estable.

cuando no están de gira, ¿cuánto tiempo dedican a cantar y ensayar las coreografías? ¿Qué preparación física se necesita? ¿Y psicológica?

Mucho tiempo, es muy complicado cantar y bailar a la vez. Aparte, la unión de las voces es complicada puesto que cada uno tiene una armonía y una tesitura distinta. Son muchas horas diarias con Mar de Pablos, nuestra directora de voces, para que todo suene perfecto. Dedicamos a bailar unas 5 horas diarias (en los momentos de preparación de gira) más fondos para mejorar la capacidad pulmonar y la musculación para sentirnos bien con nosotros mismos. La preparación psicológica, aunque realmente es la experiencia la que te prepara en este campo, creo que naces como una especie de robot todoterreno, capaz de sobreponerte a todo por las ganas de cantar que tienes.

Una palabra que defina a cada uno de los componentes del grupo.

Basty: «el papi»

Javi: «genuino»

Ony: «trabajador»

¿Qué aporta cada uno en especial al grupo?

Somos muy distintos pero a la vez, muy iguales. Aunque pueda parecer una contrariedad, realmente es así. Cada uno aporta muchas cosas pero si tengo que elegir una diría: Javi aporta su maravillosa voz. Basty su cabeza, es el único que sabe y lo controla todo y Ony su afán de superarse, su perfeccionismo.

También te puede interesar

5 de Octubre de 2020, día de la Educación Financiera!!

Este año el día de la Educación Financiera se celebra hoy (5 de octubre de …